30 sept. 2011

Una noche de aquellas distinta.

La noche se viste de negro
y una sola estrella brilla en mi cielo,
la luna hoy no está
hoy brilla en otra ventana,
más la nostalgia ya no es amiga
ahora ya no puedo aceptarla
desde que llegaste ha perdido su lugar,
mientras tanto los miedos de siempre
acechan en el borde de la cama
pero tu recuerdo constante en ella
no les permite siquiera tocarme,
el viento frío ataca los huesos
trae y lleva mis errores
a este lugar que es más tuyo que mío
y mi corazón donde se iza tu bandera
me reconoce hoy más humano,
pero sabe que a pesar de todo

ni trata ni puede dejar de amarte.

14 sept. 2011

Luna en la Tierra

Es curioso, aunque comprensible,
que pienses que me haces mal,
que es por ti que estoy triste,
que por tu causa estoy desmotivado;
quizá lo desconoces
pero la sonrisa que dibuja mi rostro
es porque tengo la dicha de ver el tuyo,
de recorrerlo lentamente con mis dedos,
decir que me encantas y dibujarte una sonrisa;
es en ti en quien encontré mi paz,
es por eso que puedo recostarme a tu lado
y olvidar por un breve instante el mundo,
rehacer uno nuevo, un pequeño punto
donde estamos tú y yo,
es así como puedo volver tranquilo
teniendo la certeza de que quizás será difícil
pero al final todo estará bien;
y si hay gente que me ve brillar,
y se atreve a decir que bien me va,
es porque el brillo es tuyo
porque al fin te encontré
eres mi luna en la Tierra
y bajo tu luz el mundo ha tomado color,
porque la vida ya era vida cuando llegaste,
pero fue cuando llegaste que aprendí a vivirla bien.

13 sept. 2011

Se llama confianza

He desperdiciado mucho tiempo pensando,
buscando el asa para darle unos sorbos a la vida,
planeando todo el tiempo,
pero si el avión no aterriza en su momento
tarde o temprano se estrellará,
yo por mi parte
creí estarme quedando sin combustible
sin saber siquiera cual era,
pero lo encontré
ahí tan lejos o tan cerca,
todo depende del día de la semana,
estaba en tus ojos
en el universo que guardas ahí adentro
que por miedo a apagarlo
lo estoy apagando,
pero lo he visto
la he sentido,
se llama confianza y se come con fe,
se siente bien cuando estoy en tus brazos
me llena el cuerpo cuando rozo tus labios
me enciende el alma cuando te miro a los ojos;
y yo sería realmente un tonto
si perdiera eso
tu confianza, la de ellos,
la mía, la que has sembrado aquí
tres dedos a la izquierda del corazón
una cuarta abajo del cuello,
aquel en el que reposan tus besos;
porque es sólo eso todo lo que poseo
y afortunadamente
es lo único que necesito.