19 may. 2011

7 / Rayuela

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


Julio Cortázar

1 may. 2011

Magia

Una vez hablaste de la magia
hoy eres el gran truco
que el gran mago reservó para mí;
y yo ahí sentado en primera fila
con los ojos llenos de ilusión,
de pronto quizá por el destino
quizá por pronta decisión
él me llama a formar parte
del acto, de ti;
sin perder la ilusión cierro los ojos,
en el fondo siento miedo
en la piel lo reflejo
sin embargo sigo ahí
esperando verte aparecer me desvanezco
somos tú y yo debajo de un árbol
y vivo,
soy yo solo en el cuarto escribiéndote
y muero,
contigo lo soy todo
contigo no soy nada,
soy solo aire
eres solo un sueño,
más hay un corazón latiendo
añorando el show no acabe,
sin saber exactamente que soy
o que forma tengo
sé que de verdad te quiero
y que eres mi mejor realidad.

Unas cuantas razones...

Te quiero
por como apareciste
por lo que ahora representas
por el anhelo de un nosotros.

Te quiero
por la alegría de estar contigo
por todo lo que hay de ti en tu ausencia
por los miedos
porque ellos me hacen pensar en un mañana
en un mañana contigo,
por las dudas
porque me llevan a encontrar más razones
razones por las que me quieres
razones por las que te quiero.

Te quiero
porque a tu lado
ser tonto no lo es tanto
y ser inteligente
no representa una ventaja.

Te quiero
porque los días son mas largos
porque ya ninguno es igual
porque las noches son más oscuras
porque la luna destella más.

Te quiero
por las cosquillas
en el cuello
en el estomago,
por tus brazos
por tu piel.

Te quiero
porque me levantas del suelo
me alejas del mundo
porque me plantas en tierra
y me mantienes a flote.

Te quiero
porque eres magia
porque eres realidad.

Te quiero
por ese beso
por ese beso…

Flores

La felicidad
desafortunadamente
no es una constante,
es más bien una flor
que hay que alimentar
día a día,
con el líquido vital,
de sonrisas
de abrazos
de besos,
en pocas letras
y en complejas palabras
la flor de nuestra felicidad
se debe regar con amor,
recurso aparentemente abundante
pero pobremente distribuido;
por eso hay tanta flor marchita
por eso tanto sueños difusos
por eso tantas alas rotas,
y no por falta de amor
sino por malas regaderas;
afortunadamente hoy
en el jardín de los sueños
hay dos flores sonriendo al sol.