7 ago. 2014

Mi dicha y tu virtud

La virtud la llevas en los labios,
dulces como fruta fresca,
suaves…
la dicha la tengo al besarlos,
al morderlos, tan sólo rozarlos;
la virtud se ilumina en tus ojos
en los mundos que en ellos habitan,
la dicha la vivo al verme en ellos
al perderme en ellos,
 al morir bajo tus pupilas;
la virtud reposa en tu rostro
tierno y febril como flores en primavera,
la dicha me llena al contemplarlo
al dibujarlo bajo mi mano;
la virtud se esconde en tu cabello
tan libre cuando lo dejas caer
como lluvia de verano,
la dicha me invade al perder en él mis dedos,
al adentrarme en sus raíces;
la virtud se refleja en tu sonrisa
camelo por excelencia,
la dicha la siento al seguir su luz
al dejarla guiar mi camino;
la virtud baila en tus caderas
sensuales como un buen jazz
asombrosas como luna llena,
la dicha la tengo al elegirlas mi locura
al describirles mi pasión,
la virtud reside en tu ser,
en la maravilla que eres,
en lo mágico de tu alma,
la dicha soy yo al descubrirte,
al vivirte, llenarme de ti, compartir
y luego resguardarte celosamente
lo más dentro posible como ancestral tesoro…
La virtud eres tú al amar…

la dicha es mía a tu lado…

20 mar. 2014

Escribir por escribir...

Escribir por escribir, para reconciliarme con las letras, que poco a poco cada frase vaya perdiendo sentido y al fin escribir algo con pies y cabeza, no importando que esté arriba o que esté abajo. Escribir para explotar las palabras convencionales de este pobre lenguaje que dice nada diciendo mucho, que no alcanza para expresar ni la mitad de lo necesario, pero necesario para expresar lo posible e imaginar lo imposible, lo imposible de la originalidad de no hacer lo ya hecho, decir lo ya dicho, escribir lo ya escrito e idear lo ya inventado; lo imposible de no encerrarte en letras y la genialidad de poder hacerlo, ir formando de letra en letra las rosas que adornan tu celda, donde eres poesía, eres sueño, eres ilusión, donde eres todo…


Escribir por escribir, porque ya no quiero tener que decir lo siento, porque ya no quiero sentir que lo siento, quisiera no equivocarme cada dos por tres, ser más atento a mis palabras y a mis acciones, quisiera no lamentar tanto mis errores, pero sobre todo vencer los miedos, tener determinación de borracho pero sobriamente, no preocuparme por mañana y reír y reír; por otro lado quiero deslimitarme dejar de pensar que todo está dicho, que todo está hecho, dejar de pensar que amarte es lo más que puedo sentir por ti y que no puedo escribir cosas nuevas, aún y cuando seas el final de cada texto, cuando eres el último pensamiento antes de dormir y el primero al despertar, abandonar la idea de que no puedo decirte cosas nuevas aún cuando eres mi sueño más frecuente, mi mejor recuerdo, mi motivación, mi musa… y cada día desde el “hola” hasta el “bonne nuit” cada palabra que te dirijo es una palabra de amor, porque justo es amor lo que siento yo por ti…

17 sept. 2013

A veces - Nicho Hinojosa

Porque a veces te encuentro escondida
en la jungla de mis sueños,
en mis noches de desvelo,
porque eres mi locura, mi ansiedad y mi pasión...



4 sept. 2013

tratar Las peNas VI / Asi las cosas deben de ser...

Todo está bien, asi está bien, no importa que haga yo, tú seguirás adelante, continuarás haciendo todas eso que para mi es asombroso y para vos a veces es tedioso, conocerás gente nueva, y algún tipo conocerá la gran dicha de amarte, se perderá en tus ojos, en el universo que ahí guardas, amará el suave rose de tus labios, adorará tus dulces caderas y el largo de tu cabello, si es lo bastante listo te admirará, tal vez no llegue a comprenderte pero te admirará, y probablemente sea tan afortunado que tú le amaras así como sabes amar, le harás inmensamente feliz no importa si es para siempre o si tan sólo dura un momento, jamás por nada en esta vida se olvidará de ti, de una u otra forma te llevará presente, estes a su lado o no, y está bien, vos también serás feliz, sonreiras y tus ojos brillaran más que la luna de octubre, y estará todo bien...
Mientras yo seguiré aquí, transformandote en letras, dándote vida, robandotela, pero siempre consagrandote, sin que lo sepas, sin que lo sospeches te regalaré mis noches, seguiré pidiendo al cielo por ti, por una historia imposible, seguiré también, pero sin avanzar, abriré puertas de vez en cuando, siempre anticipando que no es la correcta, sin darme oportunidad de averiguar que hay dentro, porque no serás vos, porque te buscaré donde no estás, auto-condenado a amarte por un largo tiempo, porque aunque trate seguirás ahí en mis sueños más profundos, y estará bien, más no pienses mal de mí, también seré feliz, también sonreiré a veces hasta sin saberlo, sobre todo al despertar de un sueño donde hayas estado y más aún en las noches cuando te dibujes en el cielo, y estaré bien con ello, seré feliz, porque así las cosas tienen que ser... O tal vez no...

23 ago. 2013

Tratar las peNas V / Ilusión

Inicié por buscarte en todos lados pero sobre todo en los sitios donde creía poder verte, aquellos que pensaba podías visitar de vez en cuando y yo, afortunado, podría ahí encontrarte, pero jamás te vi, uno podría pensar que encontrarnos por casualidad no es algo nuestro, si es que hay algo que podemos llamar nuestro, habernos encontrado no fue casualidad y tampoco lo sería en el futuro porque aunque parezca casual lo más probable es que en el fondo haya planeado encontrarte, aún cuando a veces me desespera la espera, me pierdo en la búsqueda y siento deseos de darme por vencido, de soltar la cuerda y dejarme caer, morir o volar… pero entonces te veo, te encuentro sobre todo en aquellos sitios donde jamás podrías estar, me miras desde una fuente donde jamás te has sentado y pierdo la razón, apostaría todo lo que tengo, si es que algo tengo, que estás ahí, aunque no tenga sentido y lo pierda todo, te desvaneces, no podías ser tú, aunque fuese tu cabello; abordas el colectivo y no puedo bajar la vista, evidentemente no es la ropa que vestirías pero es justo como lo harías, te ves tan bien, radiante como siempre, bajo la vista culpable por introducirte en cuerpos que no son tuyos que no te pertenecen, la levanto porque no puedo dejar de verte, estás ahí aún cuando el rostro es otro, aún cuando detrás de esos ojos ajenos no hay nada y enloquezco, me auto-declaro victima de la demencia y la alucinación, porque no puedes ser tú la que camina delante de mí, con su cabello tan libre tan suelto como el tuyo y el caminar, no, no puedes ser tú, no es tu sitio, no es tu hora y sin embargo estás ahí, yo, enloqueciendo, te sitúo ahí y luego te dejo desvanecer, sonrío mientras sigo caminando… ya no necesito buscarte. 

17 ago. 2013

Palabras nudo

Tendrías que escucharlo
que lo diga, que lo grite
que llegue a ti
aunque no sirva de nada,
aunque ya no tenga caso,
pero antes tendría que explicarte
hablar de ventanas abiertas
de lunas sorpresivas a las 4 de la mañana,
de hilos rojos
de historias cortas con el mismo final,
tendría que contarte todo
de una larga espera
de la búsqueda incesante
de cientos de errores
de pocos aciertos,
sería bueno articular palabras
que tan sólo una vez
tocasen tu corazón
y las escuches con el alma,
sería bueno poder decírtelo

aunque ya no tenga caso.

15 ago. 2013

Anoche soñé contigo

Abres los ojos y la sensación te invade, ella estuvo ahí una vez más, no se puede estar seguro, los entes de los sueños no son figuras plenas, ella entraba y salía de la visión sin poder hacerle nada, o dicho de otra forma su presencia estaba asegurada por la sensación infalible de tenerla cerca, aunque no fuese visible, aunque no fuese audible.

Abres los ojos y no hay nada, no sabes del lugar, del tiempo, mucho menos de la historia, pero justo arriba del diafragma, a la derecha del corazón algo crece, una especie de tumor benigno, curiosamente llamado así por la simple condición de no causar mal, al contrario ella-sueño dentro de uno es como el gatillo que acciona la sonrisa a lo largo del día, de los labios y la lengua cantando a coro y los pies como locos danzantes, la versión más alegre de uno mismo gracias a la insegura certidumbre de que ella habitase tu mente por unos instantes.