30 jul. 2010

Confesiones sobre papel 2

Al final creo que tienes razón;
yo me he vuelto egoísta,
he cambiado el color con que pintaba mis días
ahora soy más frío;
pero tú tienes la magia
esa que me aviva, que me abre los ojos,
aun me sorprende ese don tuyo
no de crear sino de encontrar
esos pensamientos, esas dudas, esos miedos,
que están dentro de mí
pero que no veía o no quería ver,
tus palabras son la flama que los enciende
arden pero reconfortan
y sin saberlo me sanas hiriéndome;
hace poco intente pensar por ti,
y falle, me equivoque
ahora lo entiendo más que aquel día
la felicidad es un gran buffet
y cada quien se sirve el platillo que más le agrade,
tú escogiste dar vida
yo sueño algún día seguir tu camino,
por ahora solo quiero seguir mí sin sentido,
he ahí mi felicidad,
tú has querido ser madre,
he ahí tu felicidad
y al final en tu felicidad está también la mía.

27 jul. 2010

Noche habitual

Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras y días y perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso…

como vuelvo yo a mi lugar,
no en el trabajo,
no en la escuela,
no en mi casa,
mi lugar es justo ahí
al borde de la ventana,
un cigarrillo en una mano,
un Cortázar, un Coelho o un King en la otra,
en los oídos Delgadillo, Enigma, o alguna melodía de un recuerdo;
yo mirando mi cielo
sin luna, sin luz,
viajo al tuyo
sin prisa, con miedo
y entonces caigo
al pedazo de infierno reservado para mí
ardo
arde
como el cigarrillo que vuelve a mi boca
como yo vuelvo a la ventana,
y el aire se contamina
de sueños, de ilusiones;
y entre el humo se forma tu fantasma,
que vuelve cada noche a este triste lugar
te escribo
te llevo al alfabeto que nunca conocimos;
y luego vuelvo
con penas y alegrías
con calma con dolor,
así es mi lugar.

25 jul. 2010

Y con tanta ciencia una inútil ansia de tener lastima de algo, de que llueva aquí adentro, de que por fin empiece a llover, a oler a tierra, a cosas vivas, si por fin a cosas vivas.

18 jul. 2010

Ya no dependo de amores
para ver colores
para brillar no necesito
llenar los rincones
uno es siempre el culpable
de no conocer su templo
hay que agarrar lo indispensable
para parar el tiempo.

8 jul. 2010

A veces pasa que nos dejamos llevar por la ola
y sólo nos queda cuidar de no ahogarse...