15 ago. 2013

Anoche soñé contigo

Abres los ojos y la sensación te invade, ella estuvo ahí una vez más, no se puede estar seguro, los entes de los sueños no son figuras plenas, ella entraba y salía de la visión sin poder hacerle nada, o dicho de otra forma su presencia estaba asegurada por la sensación infalible de tenerla cerca, aunque no fuese visible, aunque no fuese audible.

Abres los ojos y no hay nada, no sabes del lugar, del tiempo, mucho menos de la historia, pero justo arriba del diafragma, a la derecha del corazón algo crece, una especie de tumor benigno, curiosamente llamado así por la simple condición de no causar mal, al contrario ella-sueño dentro de uno es como el gatillo que acciona la sonrisa a lo largo del día, de los labios y la lengua cantando a coro y los pies como locos danzantes, la versión más alegre de uno mismo gracias a la insegura certidumbre de que ella habitase tu mente por unos instantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario